Ciclos circadianos

Ciclos circadianos

Escrito por Alfonso De la Torre
26 abril de 2019

La práctica de cambiar de turnos a los trabajadores exige mantener su organismo activo en momentos en que necesita descanso, y forzar a que se recuperen cuando su cuerpo está desfasado para hacerlo.

Además, los turnos colocan al trabajador fuera de los ritmos de la vida familiar y de su entorno social afectando tanto su calidad de vida como la calidad laboral en su entorno de trabajo.

Todo ello provoca un triple desajuste entre su tiempo de trabajo, su tiempo biológico y su tiempo social conllevando serias, y en ocasiones irreversibles, consecuencias para el patrón, el trabajador y sus familiares; y en última instancia para toda la comunidad.

Dadas las características humanas de los trabajadores, la actividad laboral debería desarrollarse en jornadas diurnas, a fin de lograr una correspondencia entre la actividad laboral y la actividad fisiológica.

Sin embargo en algunas actividades es necesario, para las actividades productivas o de los procesos de la Empresa, establecer en la jornada de trabajo, horarios y turnos laborales que están fuera de lo que sería aconsejable. Sin embargo éstos son legales y a veces convenientes: sólo habría que establecerlos lo más humana y efectivamente posible: hay métodos para armonizar menos dañinamente los ciclos circadianos para todas las partes involucradas.

Por ello la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018 señala -en el numeral 4.7- como factores de riesgo psicosocial «aquellos que pueden provocar trastornos de ansiedad, no orgánicos del ciclo sueño-vigilia (ciclos circadianos)» y específicamente, en el segundo párrafo del mismo numeral, establece «…la rotación de turnos que incluyan turno nocturno, y turno nocturno sin períodos de recuperación y descanso (ciclos circadianos)… que interfieran en la relación trabajo-familia» como factores de riesgo psicosocial que obliga a prevenir.

La NOM refiere los ciclos circadianos dado que el organismo humano tiene ritmos biológicos, es decir, que las funciones fisiológicas siguen unas repeticiones cíclicas y regulares. Estos ritmos suelen clasificarse en ultradianos, si son superiores a 24 horas; circadianos o nictamerales si siguen un ritmo de 24 horas; o infradianos, si su ciclo es inferior a las 24 horas, como el comer tres veces al día. Los ritmos circadianos son los más afectados y, por tanto, los más estudiados y protegidos en relación con el trabajo de jornadas en turnos diurno, mixto y nocturno.

Los efectos del trabajo en turnos rotativos no armonizados -lo más posible- a los ciclos circadianos, son los siguientes:

Ciclo circadiano

Recibe atención personalizada

Si te interesa saber más sobre nuestros servicios relacionados a este tema, mándanos tus datos y en breve un experto se pondrá en contacto contigo.

Add Comment