Competencias

Competencias

Escrito por Alfonso de la Torre / Consultor Senior
5 junio de 2019

Las Empresas suelen contratar personas por sus conocimientos y despedirlos por su incapacidad de movilizarlos, junto con sus demás recursos humanos, para tomar decisiones o guiar acciones adecuadas que resuelvan los problemas del trabajo.

En el lenguaje cotidiano, erróneamente se asocia “competencia” con disputar un trofeo en una contienda deportiva, o con pelear por un puesto, un negocio, o un cliente. A esas acciones se le denomina en español: competiciones.
Competición es una prueba o conjunto de pruebas en que una serie de contrincantes luchan por conseguir el triunfo, especialmente en materia de deportes y juegos; es el enfrentamiento o rivalidad entre dos o más partes por conseguir una misma cosa: designarlas como competencia es una enantiosemia.

Hoy haré alusión al verdadero significado del término -el que aquí nos interesa- que se refiere a ser competente, es decir, a tener pericia, idoneidad: capacidad para obrar, trabajar, ejecutar con efectividad diversas ocupaciones, cargos, tareas o funcione en una determinada situación, condición y contexto; a la disposición para el buen desempeño o ejercicio de un negocio, de una industria o de un quehacer; y, la sabiduría, práctica, experiencia y habilidad en una ciencia, oficio o profesión… es decir, ser competente.

Brevísima Historia

El concepto de competencias fue creado en 1973 por el doctor Dave McClelland, investigador y profesor de psicología motivacional del desempeño en la Universidad de Harvard.
El concepto de competencias se comenzó a utilizar ampliamente a finales de 1980 en los principales países desarrollados con gran éxito productivo hasta la fecha.

El Gobierno de México instaló el Consejo de Normalización y Certificación de Competencia Laboral, el 2 de agosto de 1995.

El Gobierno de México hizo obligatoria, constitucionalmente, la educación básica por competencias desde el 2004.
En México todavía las competencias están, en el 2019, en nivel incipiente industrialmente y casi nulo en la educación pública y privada.

El concepto de competencia

McClelland decía: «Las Competencias están ligadas a una forma de evaluar aquello que realmente causa un rendimiento superior en el trabajo, y no a la evaluación de los factores que describen confiablemente todas las características de una persona, en la esperanza de que algunas de ellas estén asociadas con el rendimiento en el trabajo.»

El Consejo de Normalización y Certificación de Competencia Laboral de México (CONOCER) la define como: «La capacidad productiva de un individuo que se define y mide en términos de desempeño en un determinado contexto laboral, y no solamente de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes; estas son necesarias pero no suficientes por sí mismas para un desempeño efectivo.»

Y el concepto de competencia que ha probado mayor efectividad, en las empresas que he participado desde la Gestión de las Relaciones Industriales por Competencias, es la metodología de Philippe Perrenoud, de la Facultad de Psicología y de las Ciencias de la Educación de la Universidad de Ginebra, quien las define de la siguiente manera:
«Definiré la competencia como el conjunto de medios de los cuales dispone un actor para dominar una "familia" de situaciones complejas con una estructura idéntica.

Una competencia moviliza varios recursos: saberes, capacidades (o habilidades), actitudes, valores, una identidad, un
sentido, una relación con el conocimiento, el poder, las responsabilidades y el riesgo.

Apropiarse de los recursos sólo es una condición necesaria. La competencia sólo existirá plenamente si el actor los moviliza juntos, los pone en sinergia para tomar una decisión, resolver un problema, guiar una acción adecuada.»
De manera que COMPETENCIA: es la movilización de todos los recursos humanos juntos, para tomar una decisión,
resolver un problema, o guiar una acción adecuada.

Y los RECURSOS HUMANOS: son los saberes, capacidades (o habilidades), actitudes, valores, una identidad, un sentido;
una relación con el conocimiento, el poder, las responsabilidades y el riesgo.

Entendidas así las competencias, es obvio que el único que puede “movilizar todos sus recursos humanos juntos”, es la
persona trabajadora que los detenta, si libre, consciente y voluntariamente decide hacerlo.

De ahí la incongruencia de llamarle a las Direcciones y Gerencias de Relaciones Industriales gerencias o direcciones “de
recursos humanos”: el único que puede dirigir, gobernar y administrar sus recursos es el trabajador. A las Gerencias les corresponde la trascendente función de dirigir el trabajo y a los trabajadores para administrar productiva y eficazmente las interrelaciones laborales.

Por último, representaré esquemáticamente las competencias laborales para facilitar aún más su comprensión y
percepción esperando que se concite una profunda reflexión. En artículos posteriores iremos analizándolas.

Competencias

Recibe atención personalizada

Si te interesa saber más sobre nuestros servicios relacionados a este tema, mándanos tus datos y en breve un experto se pondrá en contacto contigo.

Add Comment